sábado, 29 de noviembre de 2014

Rolan Alvarinho 2012




Adega Rolan

Rolan Alvarinho 2012

12,5% Grad. Alc.

Valença do Minho, Minho, Viana do Castelo, Vinho Regional Minho C.V.R.V.V, Portugal.




Decididos continuar experimentando algo más con vinos portugueses y comenzamos a buscar un vino verde : con precios que fácilmente bordean los RS 100 reais (US$ 40 dólares, inclusive varios pasan ese rango) en el mercado brasileño, encontrar uno a un precio más cerca de la realidad -como para no darles el gusto a los vendedores por aquí- no es una tarea tan fácil, hasta que en Familia Scopel encontramos éste Rolan trabajado con la cepa albariño. Los vinos verdes pueden ser blancos, tintos, rosados y hasta espumosos, siendo controlados y certificados por la Comissão de Viticultura da Região dos Vinhos Verdes, o sea, aquella C.V.R.V.V. del título. Pueden conocer algo más acerca de este tipo de vinos aquí, está en portugués, pero la historia es muy interesante. Un vino no sólo ofrece experiencias, sino también historia, y vaya si el vino verde la tiene.



De un amarillo claro, vivo, denota leve corpulencia, forma lágrimas pequeñas de poca persistencia. Cuenta con una ligera espuma sobre todo en las primeras copas.

Aromas de piña madura, un leve herbal y floral, y lo cítrico es la sensación duradera y que permanece por más tiempo. No es desbordante, es más bien un aroma leve.

De una leve corpulencia en boca, suaves sensaciones herbales y cítricas. Su acidez no es tan marcada, es más bien leve, aun así fresco. De final mediano, con retrogusto a piña.



Como fue mencionado al inicio, éste vino verde fue adquirido en la vinoteca Familia Scopel, un lugar muy completo y con una excelente infraestructura. Se pagó RS 43 reais (US$ 17 dólares ó S/. 49,00 soles) y consideramos que tiene una buena rpc.

Ayer por la noche anunciaron en tv el kilo de sardinas frescas a RS 3 reais (US$ 1,20 dólares ó S/. 3,40 soles) algo poco común por aquí así que hoy nos hicimos de dos kilos y las cocinamos con espinacas y tomates en olla a presión. Caliente se acompañó con yucas fritas previamente cocidas y arroz, ya por la noche, el pescado frío se sirvió sobre tostadas con un chorrito de aceite de oliva. Maridó bien con el almuerzo, con el pescado sobre las tostadas no sabemos pues el vino no llegó a esas instancias, aunque imaginamos que iría igual de bien. La receta aquí, yo sólo cambié el pimiento por espinacas y quedó muy bien.

Este vino verde agrada desde el primer sorbo, es fresco, ideal para esta calurosa primavera, ideal para comprobar un cachito de aquella tipicidad única de la que tanto se enorgullecen los portugueses. 









Libre  - Amén 

Salvo alguna que otra canción por ahí suelta de otro artista una de las pocas bandas -además de Líbido con quienes también se engancha- peruanas que a Cris le gusta es Amén. Este tema es el que abre su primer cd y que también le da título a dicho trabajo, si mal no recuerdo es de 1997 ó 1998. Yo pude verlos a finales del 2008 junto a RIO y El Tri de México en el Parque de la Exposición en Lima, inclusive cantaron juntos algún tema. Ojalá alguna tocada de ellos coincida en Lima cuando viajemos allá nuevamente, sería una gran sorpresa para ella. 

viernes, 21 de noviembre de 2014

Escándalo, Shusaku Endo



Título original : スキャンダル

Año de publicación : 1986

Título en portugués : Escândalo

Año de esta publicación : 1988

Editora : Rocco

Traducción : Maria Helena Torres


Tercera obra de Shusaku Endo que leo y ya hacia la mitad del libro sumo otro escritor más a esa lista -que encabezan Borges y Cortázar- de aquellos que no ganaron el Premio Nobel de Literatura; ¡cómo los suecos pudieron dejarlo pasar a él también!

Y eso que aquí al igual que en los otros dos libros de él anteriormente leídos tiene también aquel ingrediente esencial para que en cualquier otro escritor la obra se pierda en un panfletismo barato, pero no en Endo: aquella característica de inserir en su personaje principal el halo del católico conservador. Despierta la atención en cualquier lector más aún si es la primera vez que se le lee: un japonés católico conservador como personaje principal. Si se ha recorrido (disfrutado, como es mi caso) de una o más obras de este escritor japonés ya no sorprende tanto. Lo que sí no deja de sorprenderme es la manera magistral como hace de eso un mero detalle, y que por aquello no mete a su personaje en una burbuja abstrayéndolo del mundo real, de sus vicios y desventuras.

Llega a crear un ambiente tan perfecto en el cotidiano de Suguro (quizá el alter ego de Endo): escritor famoso y respetado, no sólo en su isla sino mundo afuera; casado, con una vida marital intachable; acude a ceremonias y premiaciones con la misma seriedad, disponibilidad y dedicación con la que atiende a sus lectores en firma de libros e incluso a través de cartas, para que de pronto aparezca en su entorno un opuesto idéntico a él que, aunque en la misma ciudad, Tokio, parece transitar por las antípodas, con costumbres tan deplorables, manías excéntricas y vicios que están a punto de cruzar aquella delgada frontera para convertirse en crimen, siempre con la enajenación estampada en el rostro.

La pasividad y rectitud del personaje principal tambalea ante el acoso de Kobari, hábil periodista de investigación que ya hizo caer a un primer ministro japonés tras un reportaje suyo, lo sigue a donde vaya convencido de poder desenmascararlo, mientras que Suguro sabe que se trata de un impostor dispuesto a macular su imagen.

Fetichismo, vouyerismo, sadomasoquismo, esas primitivas ansias de sexo salvaje, muy agresivas al punto de poder matar a la otra parte, pero que no dejan de ser placenteras para el amo, en este caso el sensei, se alternan y contrastan con la pacata vida de Suguro en una trama muy bien estructurada en nueve capítulos numerados, con varios subcapítulos sin numeración, que me hace recordar mucho a la escrita de Vargas Llosa -salvo que éste último viaja a través del tiempo, se manda al futuro, te lleva al pasado, muchas veces de un mismo personaje sin que el lector lo descubra al inicio-, pero aquí Endo es más lineal, alterna muy bien los hechos más sosos y tranquilos con los de cruda perversión; conversas sobre suicidio, el olor a muerte hacia la mitad de la obra y en adelante campea en cada página; ¿es realmente un impostor el fiel visitante a los antros en Roppongi, o puede ser que dos individuos totalmente opuestos habiten en una misma persona?; esa ebullición de placer en Motoko tan grande como su deseo por morir, esa previa al orgasmo cuando pareciera alcanzar ver la luz, pero no entra, su placer parece estar en llegar al umbral de esa puerta, y regresar; la doble vida de la señora Naruse: una cariñosa y dedicada mujer voluntaria en un hospital atendiendo niños, contándoles tiernas historias infantiles para disipar el tiempo durante la hospitalización de ellos, y a la vez, fuera de aquel recinto, una firme dominatriz dispuesta a disciplinar y llevar a buen puerto la relación entre dominante y esclava, tanto del sensei como de cualquier otro asistente a esas bacanales; la historia de Toshio, marido de la señora Naruse es fundamental –además de muy interesante- para entender el comportamiento de ella en el presente de la obra. Él, al regresar de la guerra en China donde fue destacado es quien siembra sin saber la semilla de la lascivia en su mujer: encontrar el placer en el dolor, en el límite con la muerte; la firme e incesante investigación de Kobari que durante sus entrevistas en aquel sórdido mundo llegará a conocer a Motoko y experimentar el placer liberando su furia en ella para delirio de su entrevistada; el placer de aquel impostor por practicar la hipoxia o comúnmente conocido como “la asfixia erótica”, ejerciendo en sus parejas la presión adecuada estrangulándolas –con la venia previa de la mujer- hasta el límite sin llevarla a la muerte, sentir que tiene ese poder de decidir si vive o muere hace que él alcance un orgasmo, al parecer de aquellos; las dos conversaciones entre Suguro y Tono senpai en momentos diferentes sobre psicoanálisis, y el punto de vista desde ese prisma acerca del sadismo y el masoquismo, barajando incluso la fantástica posibilidad de un doppelgänger, teorías de autores como Sigmund Freud y Erich Fromm son citadas, así como también la obra me devela dos escritores japoneses que me eran desconocidos hasta ese momento: Saneatsu Mushanokōji, y Yūzō Yamamoto -ya veré si hay algo de ellos en castellano y/o portugués-: ambas conversas muy sabrosas y gratificantes, no tienen pierde.

En varios momentos parece quedar en el aire o dejarlo a manera de duda quién realmente tiene el control, si Motoko o sus respectivos dominantes. La lógica -desde mi neófito punto de vista- diría que son los dominantes, mas Endo se las ingenia para dejarlo en duda, insinuando que es Motoko, la esclava, quien realmente es la que decide. Mientras ellos ejercen el dominio físico, ella pareciera tener el dominio psicológico. 



Pero tampoco estoy frente a una obra del Marqués de Sade, no. Como buen japonés la escrita de Shusaku Endo es muy sutil hasta cuando grafica hechos tan llenos de lascivia, desde la óptica de la señora Naruse, destila tanta calma al pormenorizar cada detalle de su vida, y la de su esposo en China. Contrasta con la sorpresa total de Suguro por enterarse de que todo aquello pueda existir. En ningún momento la escrita de Endo se deja arrastrar por la vorágine de ciertos hechos, no claudica a perder la elegancia. 

A diferencia de su compatriota Haruki Murakami –lo menciono porque hace poco, mientras yo leía esta novela, conversábamos por aquí en Curitiba sobre lo jodido que debe ser para él desde hace unos años la llegada de cada mes de octubre- que te deja algo nostálgico, Shusaku Endo, un atento interesado en todos los aspectos de la naturaleza humana, te deja perplejo. 




I belong to you - Lenny Kravitz 

Comentaba algunos pasajes de este libro con Cris y ella al toque me recomendó esta canción de uno de sus ídolos, Lenny Kravitz, así que su recomendación está aquí. 

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Bouza Albariño 2012




Bodegas Bouza

Bouza Albariño 2012

13,5% Grad. Alc.

Montevideo, Uruguay.




Ya conocíamos este singular varietal de albariño en su cosecha 2010. Infelizmente su versión 2011 no se cruzó en nuestro camino, y ahora, en una salida inesperada ahí estaba, no sólo éste 2012, sino varios otros ejemplares de la Bodega Boutique Bouza, así que un par de botellas se vinieron con nosotros.



Es de un dorado muy vivo, denota mediana corpulencia, forma lágrimas pequeñas aunque persistentes.

Notas de piña y herbáceas aparecen al inicio, ya en las copas posteriores hay un toque como de miel.

Aunque no es tan marcada cuenta con una buena acidez, es muy fresco. Las notas de piña se refrendan en la primera copa, así como las de miel en las posteriores. De una densidad mediana, buen volumen en boca. De final largo, con retrogusto a manzanilla.



Aunque tiene una buena acidez no llega a ser tan marcada como la de un varietal de sauvignon blanc y/o assirtiko, pero es lo suficiente para tornarlo muy fresco. Lo mencionamos porque al percibir esta característica al toque pensamos: buena acidez = armoniza con cebiche. Na’ que ver. No va. Ya lo intentamos y al primer sorbo decidimos guardarlo para el otro plato; quedó perfecto con un risotto de salmón, realzando el sabor de la comida.

Este albariño uruguayo de Bodegas Bouza ahora estuvo sabroso. No lo guardaríamos por más tiempo pues imaginamos que ese toque de miel podría tornarse mayor con más tiempo en botella, quizá al beberlo más joven la experiencia sea todavía más placentera de lo que ya es; a buscar el 2013. Un vino noble, una muy grata experiencia. 




Ball & Chain - Janis Joplin 

No existirá otra como Janis Joplin, la fuerza que tenía en cada canción desgañitándose como si fuese la última. Siempre nos acompaña por donde estemos.   

viernes, 14 de noviembre de 2014

Val de Flores 2006




Bodega Rolland

Val de Flores 2006

100% Malbec

15% Grad. Alc.

Valle de Uco, Mendoza, Argentina.



Siempre ante el descorche de un vino hay cierta expectativa por ver qué nos deparará tal o cual botella, pero con éste Val de Flores la expectativa era aún mayor de lo normal.


De un granate muy obscuro con bordes muy vivos, de una corpulencia mayor que la mediana, baña las paredes de las copas, el caldo demora en caer por éstas creando un lindo efecto, forma lágrimas intensas muy persistentes.

Es perfumado, afrutado de inicio, frutas negras, con cuatro horas de decantación es algo floral, madera muy leve, la sensación a vainilla es más marcada. Hacia la sexta hora hay notas a cuero.

De taninos muy sedosos, muy elegante, leve toque de madera, la sensación de vainilla es la más fuerte, es voluminoso, de una corpulencia mayor que la media, de tanicidad y alcohol equilibrados, un vino muy bien estructurado. De final largo, con retrogusto a tabaco, a cuero.


Elegido para armonizar una pierna de ternero asada macerada hace cuatro días con sal, pimienta en bolitas, vino tinto, aceite de oliva, cebolla, y ajo, guarnición de papas, tomate y arroz. Para la primera copa el vino tenía cuatro horas de decantación, y entre siete y ocho horas la última. Cuanto mayor el tiempo en el decantador mejor se ponía. Adquirido en Ligier a AR$ 275 pesos en su momento (segundo semestre del año pasado), aproximadamente unos RS 70 reais ó US$ 32 dólares ó S/ 90,00 soles, y considerando su precio por aquí en Brasil definitivamente al monto encontrado tiene una buena rpc, y ahí está el detalle: es un tinto muy elegante, equilibrado, no le negamos que tiene mucha clase, pero no nos entusiasmó, no nos supo a gloria como lo imaginamos y/o esperábamos. Aquella misma sensación que tuvimos con el Don Melchor 2008 hace pocos meses atrás hoy la volvimos a tener con éste buen tinto. Porque sí, es un buen tinto, muy bien trabajado, es algo que su hechura denota, pero aunque con el transcurrir de las horas mejoraba, no llegó a deslumbrar. ¿Quizá había que dejarlo decantando más y más tiempo como el Numanthia español? Quizá, puesto que a cada hora que pasaba se ponía cada vez mejor. Tal vez no nos sacábamos el hecho de la cabeza de que aquí cueste RS 210 a más, y le exigíamos eso, aunque hayamos pagado tan sólo el equivalente a RS 70; no sabemos. Como comentó Ariel de Vinarquía ante aquel top chileno en aquella oportunidad: “sabe a poco”. ¿Decepción? No. Al precio adquirido –repetimos: aquí en Brasil está exactamente al triple de ese precio- no llega a ser una decepción. Está siendo una rica experiencia, pero con tantos puntajes altos y de manera sistemática por parte de los expertos nuestras expectativas son otras: quizá seamos nosotros los que le dejamos la valla muy alta, quizá. 







El padre Antonio y el monaguillo Andrés - Rubén Blades 

Del disco "Buscando América" de 1984, la letra de este panameño universal como casi siempre cala fondo. En Brasil donde la salsa es casi inexistente nosotros la llevamos, desde el I Pod hasta en el carro, como las otras que vamos dejando por este espacio.  Increíble poder escucharla ahora con familia formada, es diferente, si antes ya era bacán, ahora es más rico. 

domingo, 9 de noviembre de 2014

Vidigal Touriga Nacional Reserva 2007





Vidigal Wines

Vidigal Reserva 2007

100% Touriga Nacional

13% Grad. Alc.

Serra de Montejunto, Cortes, Leiria, CVR Lisboa, Portugal.




Salvo el Brutalis no habíamos visto algún otro vino de Vidigal Wines en los estantes curitibanos, y tras el evento sobre vinos portugueses en esta ciudad la vinoteca Box 41 del Mercado Municipal se hizo de muchas marcas del portafolio de esta bodega portuguesa que se caracteriza, además de la calidad de sus vinos, por un precio diferenciado a muchos caldos compatriotas suyos. Imagino que una vez conocidos, al menos por aquí, le subirán el precio; espero que no.



Negro hacia el centro, con bordes ligeramente ambarinos, forma lágrimas medianas de poca persistencia, denota una leve corpulencia.

Aroma afrutados, a moras, ciruelas negras, aunque de mediana intensidad es persistente, hacia el final hay como un punto de vainilla, muy rico.

De leve corpulencia, frutas negras, leve madera, de taninos firmes muy presentes, de final medio con retrogusto leve a anís, tabaco, y algo especiado.



El problema de los vinos portugueses –como de europeos en general- en Brasil es al precio con que llegan, entonces está aquella premisa que hasta cierto punto es cierta: para acceder a un buen vino europeo, o al menos uno honesto, hay que desembolsar mucho más que por uno de países vecinos. Recuerdo que en el último evento me sorprendió mucho otro vino de esta bodega que está al mismo precio que este Vidigal Reserva, o sea, RS 49,90 reais (unos S/. 59,20 soles ó US$ 20,10 dólares) que para estándares brasileños es una excelente rpc, como decimos al inicio dudamos mucho que este precio se mantenga.

Éste Vidigal Reserva tiene la particularidad de ser un varietal de Touriga Nacional, cepa bandera portuguesa (si al decir malbec ipso facto te viene a la mente la bandera de Argentina, con Carmenere la de Chile, con Tannat la de Uruguay, y con Tempranillo la de España, lo mismo debería pasar con Touriga Nacional y su relación con Portugal), algo poco usual de encontrar, al menos por aquí, pues generalmente la Touriga Nacional es usada para cortes o blends, es una uva noble de poca productividad.

En esta oportunidad no quisimos arriesgar y lo armonizamos con nuestro clásico guiso de carne y papas; le fue de maravilla. Este tinto fue mejor con la comida que solo en la previa. Es algo cálido sin llegar a incomodar, muy concentrado, y muy intenso. Hay un par de botellas más de otros vinos de esta bodega en casa, ya le llegarán su turno. Un gran descubrimiento a un óptimo precio.







Amor e sexo - Rita Lee 

La letra en castellano de este himno brasileño de la diva Rita Lee.


Amor es un libro, 
sexo es deporte, 
sexo es elección,
amor es suerte. 


Amor es pensamiento, 
teorema,
amor es novela, 
sexo es cinema 

Sexo es imaginación , 
fantasía,
amor es prosa, 
sexo poesía. 

El amor nos vuelve ... patéticos,
sexo es una selva de epilépticos.
El amor es cristiano, 
sexo es pagano,
amor es latifundio, 
sexo es invasión.
Amor es divino, 
sexo es animal
Amor es bossa nova, 
Sexo es carnaval. 

Amor para siempre, 
el sexo también,
sexo es del bueno, 
amor es del bien. 

Amor sin sexo es amistad , 
sexo sin amor es voluntad.
Amor es uno, 
sexo es dos,
sexo es antes, 
amor después.
El sexo viene de otros,
y se va, 
el amor viene de nosotros 
y demora.
El amor es cristiano, 
el sexo es pagano,
amor es latifundio, 
el sexo es invasión. 

El amor es divino, 
el sexo es animal
Amor es bossa nova, 
Sexo es carnaval. 

Amor es eso, 
sexo es aquello, 
es cosa tal 
es tal cosa,
Ay el amor...
Mmm el sexo
Ahhh


martes, 4 de noviembre de 2014

Feriado de mim mesmo, Santiago Nazarian





Editora : Planeta

Año de publicación : 2005

Fotografía de la portada : Daniel Luciancencov y Santiago Nazarian. 



Un traductor free lance que prácticamente vive encerrado en su pequeño departamento, alejado del mundo, aunque no tanto como él quisiera, con toda la modorra encima, comienza a encontrar vestigios de un invasor en su lar: un cepillo de dientes a más, parte de la comida del refrigerador consumida, sistemáticas llamadas telefónicas preguntando por una persona que él no conoce, una cucaracha muerta sin razón aparente –teniendo toda la infraestructura para sobrevivir por mucho tiempo-; y es ahí que paulatinamente comenzará a desarrollar una paranoia que lo llevará a dudar de su cordura, y a tomar medidas drásticas que harán mudar por completo su pacata y hasta entonces tranquila vida.

Ésta es la tercera novela de Santiago Nazarian, mucho más lograda que la anterior A morte sem nome, aunque aquí también encuentre esa escrita llena de frases cortas separadas por puntos, pero a diferencia de aquella novela -donde una muchacha se suicidaba una y otra vez, para renacer con el firme propósito de volver a suicidarse- aquí asistimos al brote de una paranoia que va enraizándose en Miguel, el joven traductor literario, y que va creciendo conforme pasan las páginas, en una torrentosa lectura con un final tan inesperado tanto para mí como lector, y para Miguel, el personaje principal quien sufre las consecuencias de su desvarío.

En la presente novela las incontables frases cortas separadas por puntos le va como anillo al dedo a la trama: hace crecer sus dudas sobre su cordura, pone énfasis en sus soliloquios que también están llenos de humor negro y mucha autocrítica, aunque el personaje no tenga la menor intención de mudar su dejada vida.

Es increíble cómo la editora Planeta dejó ir a este joven escritor brasileño que a estas alturas ya dejaba de ser una promesa para ser toda una realidad. Ésta fue su última publicación con ellos, para luego entrar –y por lo visto- y quedarse en la editora Record quienes hasta el presente año le vienen publicando sus obras; bien por ellos.

Recuerdo haber mencionado acerca de la horrorosa carátula de Pornofantasma, su –hasta ahora- único libro de relatos. Es justo mencionar ahora que la portada de esta obra está muy bien lograda. Una fotografía de la diestra del escritor cortada especialmente para la portada; espero que sea zurdo. No lo encuentro posero al hacer esto, y sí un derroche de arte por parte de Daniel Luciancencov para aprovechar y saber capturar el momento. Por más que sea un pequeño tajo, el que un escritor se corte su propia mano para la carátula de su libro lo encontré además de inusual, quizá hasta comprometido en el todo de su obra, pero por cierto algo disparatado también. 




Muy probablemente fue con esta obra que Santiago Nazarian se empieza a consolidar como uno de los más importantes escritores brasileños contemporáneos –aunque no aparezca en la lista de los veinte mejores escritores brasileños de Granta- e incluso a coquetear con el público hispanoamericano. Veo en internet que a Santiago Nazarian de a pocos ya lo están traduciendo y publicando en castellano –e inclusive en italiano (aquí y aquí también)-; muy merecido se lo tiene.

Feriado de mim mesmo es una lectura muy intensa donde quedas preso como en un remolino de donde no te zafas sino hasta el final del libro, incluso durante la lectura uno repara en ciertas peculiaridades del ser humano; en ningún momento se pierde el interés por la trama, por el contrario, envuelve a cada página, se lee con mucha avidez despertando aún más la curiosidad por los otros libros de un escritor tan bizarro como su obra en sí. 



Influencia - Charly García 



Charly García, uno de los pocos genios de la música en castellano que nos queda por estos lares en Sudamérica hizo ya hace algún tiempo este cover del tema Influenza, de Todd Rundgren de una manera tan magistral que a muchos nos llega a gustar más que el propio original. Desde los instrumentos hasta el vídeo en sí, el trabajo de Charly no podía ser otro que el de un maestro.