miércoles, 31 de diciembre de 2014

Recuento del 2014

Veinte libros –aunque los cuentos de los hermanos Grimm están en dos volúmenes- en este año que acaba, y aunque sé que hay personas que leen el doble o más que eso para mí es una inmensidad, claro, nada comparado a los que voy acumulando cada vez que paso por una librería normal o de viejo.





Entre el grupo de los brasileños este año pude abrir y deleitarme con la obscura y cruda ficción de Dalton Trevisan y su “Desastres do amor” (“Desastres amorosos” podría ser en traducción libre), también decepcionarme con “La ciudad sitiada” de Clarice Lispector, ella todo un clásico pero con esa obra no enganché; y devorar un libro más, “Feriado de mim mesmo” del joven y siempre arriesgado Santiago Nazarian.





La banda japonesa la encabezó Junichiro Tanizaki. “Vorágine” es la primera obra que leo de este consagrado escritor nipón. Shusaku Endo es ya un caserito mío, o yo de él. Cada vez que paso por alguna librería estoy atento a ver si por ahí hay algún otro libro suyo, y con “Escándalo” sigue afirmándose en mi gusto. Pude conocer algo más del escritor japonés más popular, Haruki Murakami. Su “After dark” sigue en aquella línea misteriosa que ya no lo es tanto cuando estoy a punto de abrir un libro suyo.




Fueron seis libros de la misma cantidad de escritores peruanos, desde el omnipresente Mario Vargas Llosa con la obra preferida por él, “Conversación en La Catedral”, donde torna simple un enmarañado muy complejo; dos consagrados: Alonso Cueto sorprendiendo con una bello relato infantil, “El árbol del tesoro”, e Iván Thays con su libro de relatos “Las fotografías de Frances Farmer”, algo oscuro, de una escrita muy limpia; y los menos conocidos en el exterior: Enrique Planas con su primera novela “Orquídeas del paraíso” que motiva a hacerse de las siguientes obras de él; el muy promocionado Jeremías Gamboa con su segunda obra y primera novela “Contarlo todo”, no está mal para ser la primera novela, comienza avasalladora, sobre todo en los trechos donde el personaje principal se mueve en el mundo periodístico. “Día de visita” del periodista Marco Avilés, quien es nuestro Virgilio en el infierno que es la cárcel de mujeres de Santa Mónica en Chorrilos, Lima. Crónicas duras donde la realidad supera toda ficción. 




La legión extranjera está encabezada por José Saramago y su última novela publicada que viene en realidad a ser la segunda escrita por el Nobel portugués, “Claraboya”. Pudiendo cumplir una deuda pendiente que me tengo este año que acaba ingresé al mundo de Saramago. Pude leer la obra de otro Nobel, Gabriel García Márquez y su “Relato de un naúfrago”, cumpliendo mi promesa conmigo mismo de leer una obra de él tras una de Vargas Llosa. 





La sorprendente “El bebedor de vino de palma” del nigeriano Amos Tutuola, fue toda una suerte depararse con éste ejemplar. La obra de otro escritor que por fin pude conocer es la del mozambiqueño Mia Couto, y la suerte de poder leerlo en su idioma original, el portugués. "Tierra sonámbula" es la primera de varias obras que espero depararme en el futuro. Nunca vi una obra de él en castellano. El italiano Vitaliano Brancati y su “El bello Antonio fue un agradable descubrimiento, al punto de encontrar y hacerme de dos obras más de él. 




Soy caserito del inglés Will Self, e incluso debería leer más libros de este compadre por lo diferente y estrambótico que llega a ser. “Grandes simios” sólo me deja claro que más locos con esa escrita diferenciada deberían haber por ahí. Embarcarse con el noruego Thor Heyerdahl abriendo “La expedición de la Kon-Tiki” es una aventura muy recomendada. Este es el tipo de obra que superará la prueba del tiempo. De aquí a 300 años de seguro se le leerá con la misma sorpresa de conocer que alguna vez un loco motivó a otros cinco para embarcarse y verificar el sueño del primero. Pude también hacerme y leer la edición conmemorativa por los 200 años de haberse publicado por primera vez los “Cuentos maravillosos, infantiles y domésticos” de los hermanos Grimm, desconozco si existe una nueva edición y traducción al castellano como la hay en portugués; espero que sí.


Por un mejor año llenos de salud, literatura, vinos, música y reunión con amigos y/o familia; hay que aprovechar los momentos para disfrutar de lo mejor que la vida nos ofrece. ¡Feliz 2015 para todos!

lunes, 29 de diciembre de 2014

El árbol del tesoro, Alonso Cueto





Año de publicación : 2011

Editora : Planeta Junior

Ilustraciones : Isabelle Decencière




Hace exactamente un año nuestra hija ganaba este libro, y hace exactamente un año fue que lo leí por primera vez. En una relectura constante que hacemos a Sofía ésta obra estuvo al término de muchos de sus días durante este año que acaba, expuesto al ajetreo inocente que un niño puede imprimir llevándolo, a veces arrastrándolo, de un lado a otro. Felizmente no lo pinta ni lo corta, y no que estemos atento a que no lo haga, parece que simplemente supiese que no se debe hacer eso con un libro.

Desconocía hasta aquel momento que Alonso Cueto hubiese escrito una obra infantil. Niños trabajadores que están acostumbrados desde muy pequeños a alternar sus juegos con trabajo, no sólo está en esta ficción, lamentablemente es una realidad que no muda, más en lugares alejados de las grandes urbes. La de Esteban y su hermana Fernanda es una bella historia que ensalza la amistad y el amor más puro. La amistad de dos tiernos y maduros niños con un árbol que hace parte de sus vidas, que les da no sólo sombra y cobijo, sino que es un recio amigo que aguanta firme sus juegos, un fiel y silencioso testigo de su felicidad en medio de la pobreza. Felicidad interrumpida cuando su madre les dice que tienen que cortarlo para poder venderlo como leña y así paliar en algo sus necesidades por la sequía que no permite a esta familia de campesinos llevar a buen puerto sus acostumbradas cosechas. Y con hacha en manos, cuando llegan a él, lo abrazan fuertemente, disculpándose por lo que estaban siendo obligados a realizar, cuando la sabia naturaleza les pinta otra opción. 




En aquella oportunidad pensaba que a mis 38 años debía estar viejo ya, puesto que aquel diciembre del 2013 intentaba con algo de éxito –yéndome al baño- disimular unas lágrimas que no podía contener. Barajaba si era producto de estar en mi ciudad en el día previo a nuestro retorno, por poder haber visto varios –aunque no todos- amigos y familiares que no veía hace algún tiempo, o hasta quizá por ser mes navideño con mi hija en Lima, pero en la relectura que hacía para Sofía en las noches curitibanas tampoco podía evitar ese nudo extraño que se formaba en mi garganta. Recordaba constantemente cuando estuve en medio de los Andes, y posteriormente también partiendo desde Nauta hacia el corazón de la selva para hacer un estudio de extrema pobreza, una pobreza que quienes no la han visto no se imaginan cuán dura es, y siempre encontrando familias numerosas, gente olvidada por los diferentes gobiernos de turno, con niños siempre con la sonrisa estampada en el rostro, y que, así como Esteban y Fernanda, los personajes de este libro, ellos le dan una importancia extrema al río que los baña y que les ofrece parte de su alimento, a los animales con quienes conviven, a la tierra que pisan y trabajan, a los árboles que los rodean, algunos inclusive considerados sagrados, sentimientos que los citadinos no les damos importancia, que creemos cursi, y que para ellos, sabios, es vital.

Las ilustraciones de Isabelle Decencière merecen mención aparte. Las expresiones de los niños con el viento en contra son tan naturales; la de sorpresa y desánimo cuando su madre les comunica su decisión impresas tan bien en sus ojos y en sus boquitas; la del abrazo final al amigo árbol en la previa de acometer la orden de su madre derrocha mucha sensibilidad. Llego a la conclusión que no sólo es el cuento de Cueto el que me mueve el piso, sino sus ilustraciones que grafican muy bien cada momento de este relato. Me haces llorar. Tus diseños tienen el poder de desnudar una extraña fragilidad.

Inspirado en una historia contada por el hijo –de seis años en aquel momento- del escritor, esta relato de Alonso Cueto conmueve hasta la médula, y ofrece aquella esperanza de que, cuando se cree todo perdido, hay generalmente un camino alternativo con que gambetear al duro destino. Tanto Cueto como Decencière están soberbios. 




Túnel do tempo - Frejat 

Cris gusta bastante de la música de Frejat, el fundador de la antigua banda brasilera Barão Vermelho, con Cazuza en la voz. Tras la muerte del cantor de aquel grupo él comienza su carrera de solista y tiene varios temas con los que engancho, ya Cris en su fan, y a Sofía le encanta ver sus vídeos animados, así que él está en nuestros días y lo llevamos por donde vayamos.   

sábado, 27 de diciembre de 2014

Casado Morales Selección Privada 2005





Bodegas Casado Morales

Selección Privada 2005

100% Tempranillo

13,8% Grad. Alc.

Lapuebla de Labarca, Álava, País Vasco, España.




Segundo tinto de la bodega española Casado Morales que probamos, y a diferencia de aquella vez, en esta oportunidad el disfrute es desde el descorche. Sin necesidad de acercar siquiera la nariz a la copa ya se veía que estaríamos ante una gran experiencia en los siguientes minutos.

Los viñedos donde se cultivan las uvas para este caldo son de 70 años de antigüedad. Este tinto pasa 20 meses en barricas de roble francés, y 18 meses más en botella.



De un profundo color negro medio azulado hacia el centro, con bordes ligeramente ámbar, denota una mediana corpulencia, forma lágrimas medianas de mediana persistencia.

Frutos rojos y negros: moras y ciruelas, hay también un rico toque especiado, como de clavo de olor. Aroma muy intenso.

En boca está el show: muy afrutado, aquellas moras sobre todo se refrendan; de taninos muy sedosos, de una mediana corpulencia; parece inclusive algo lácteo. De final medio con retrogusto especiado.



Adquirido en Total Wine & More de Chesapeake, VA, a US$ 25 (unos RS 55 reais ó S/. 70 soles, a inicio de este año), cuenta con una gran rpc por todo el disfrute que ofrece. Lo elegimos para acompañar nuestro pavo asado, acompañado con papas y verduras, y le vino muy bien. Es un tinto de mucha expresión, seduce desde la etapa visual, en la olfativa ya quieres probarlo, y cuando lo pruebas no quieres que acabe nunca. ¡Un vinazo! 






Don't let me down - The Beatles

Parte del famoso "Concierto de la azotea" en el edificio de su disquera. Siempre el vídeo lo sacan pero también siempre hay un alma caritativa que lo vuelve a subir; se agradece.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Relato de un náufrago, Gabriel García Márquez




Año de publicación : 1955 en 14 capítulos de El Espectador / 1970 en formato de libro

Año de este libro : 1995

Editora : Editorial Sudamericana



Cuando se es el elegido las historias lo buscan a uno. Esa es la primera impresión que tuve al iniciar la lectura de esta obra del maestro Gabriel García Márquez. Si bien ante el título uno espera desde ya naufragar junto al personaje, compartir sus desventuras en aquel escenario fantástico que debe ser el estar a la deriva en alto mar, con gigantescas criaturas en su hábitat natural en una minúscula balsa, sin agua ni comida por diez largos días, y donde cualquier persona por más ducho y acostumbrado que esté debe sentirse un microbio a merced de la buena fortuna, lo que de arranque emociona y atrae es la historia que Luis Alejandro Velasco -aquel sobreviviente quien llega a ofrecer su verdad al entonces periodista de El Espectador- revela, la otra historia que esconde la historia central, tan o más fantástica que la que nos ofrece el título en la portada.

Entonces no es una ficción más del ya entonces famoso escritor colombiano, sino una crónica donde Gabo calza los zapatos de Velasco y desde esa perspectiva nos presenta aquel asombroso naufragio del A. R. C. Caldas con su peculiar estilo narrativo. Fue por este trabajo que tuvo que exiliarse en Europa y también por el que se clausuró El Espectador; eran tiempos del dictador Gustavo Rojas Pinilla.

Al ser tal, tras la lectura, no hay cómo no quedarme con alguna duda de cuánto es historia real, si Gabo insertó algo de ficción en esta obra. No referente al hecho que la historia principal esconde: todos centrados en cómo hizo Velasco para sobrevivir en esas circunstancias, sino al contrabando que el buque colombiano llevaba, motivo real del naufragio y no una tormenta como se hizo saber de inicio, sino a los pequeños e innúmeros detalles que Gabo –desde el prisma de Velasco- nos presenta. Si es una especie de que ésta crónica sea una historia novelada ¿por qué sólo sabemos de Velasco como un personaje y no como el autor de la obra? Sólo ese detalle me deja en duda cuán verídica sea toda esta fantástica historia.






Hace poco leí con no menos placer La expedición de la Kon-Tiki del noruego Thor Heyerdahl, y comparada con ésta situación –el naufragio de Velasco- hay muchas similitudes, pero lo único que llama mi atención es que mientras el noruego y su tripulación no naufragaron, se hicieron a la mar conscientes de sus limitaciones y peligros arriesgando sus propias vidas aquí Velasco fue víctima del destino, puesto en estas terribles circunstancias de una manera repentina e inesperada, y entonces, mientras Heyerdahl estaba atento a cada ruido, a cada ola, a cada cambio de marea, de viento, anotando todo en su precaria bitácora, sacando fotografías, incluso filmando, ya Velasco su única preocupación era mantenerse vivo, poder atrapar algo para comer, expuesto a la insolación –no que el Pacífico le haga honor a su nombre pero en medio del Caribe deben ser otras y quizá hasta peores las circunstancias-, y aun así recordar todo de manera tan detallada. O él mismo inventó algunos detalles, o García Márquez puso algo o mucho de su propia cosecha.

Pero eso es sólo un detalle que no minimiza el placer de leer de un tirón este fino ejemplar, muy bien estructurado, con la intriga presente en cada página a cada término de un capítulo, lineal, cronológico, parece simple y ahí está la trampa, no lo es. García Márquez demuestra algo que en nuestros días –salvo contadas excepciones- parece una utopía, un oasis en medio del desierto, de que el periodismo puede ser un arte. Leer a García Márquez es hacerse un favor a uno mismo. 




Stinkfoot - Frank Zappa

Este tema forma parte del programa elaborado, dirigido y editado por el genial Frank Zappa llamado "A token of his extreme" grabado el 27 de agosto de 1974 y que incluyen animaciones no menos geniales de Bruce Bickford. ¡Una joyita!

lunes, 22 de diciembre de 2014

Intipalka Nº 1 2010




Bodega Santiago Queirolo

Intipalka Nº 1 2010

Cabernet Sauvignon 45% - Tannat 45% - Syrah 10%

14,8% Grad. Alc.

Viñas Queirolo, San José de los Molinos, Valle de Ica, Perú.




Y le llegó la hora al top de ésta marca peruana, el Intipalka Nº 1, un blend con un toque de syrah y con predominancia de cabernet sauvignon y tannat. Me deparé con ésta botella en los últimos días de la estancia de un mes en Lima a finales del año pasado, o sea, ya estaba corto de dinero, y al preguntar el precio respondo con un ¿¿qué?? Lo imaginaba algo más caro que la media de vinos peruanos, pero también lo esperaba casi igual que el sorprendente Don Manuel de Tacama que creo también es el top de aquella bodega, o sea alrededor de los S/85 soles, pero el compadre de Wong me responde no señor, S/139 soles, y si lo adquiere en otro establecimiento de Miraflores o La Molina le puede salir más caro todavía, o sea que, tengo que agradecer por estar en el límite de Lince y San Isidro; lo peor es que puede tener razón. Además, me había atendido tan bien esos últimos días que ya hasta tenía la confianza pedirle un descuento que de antemano sabía que no se daría. Es un tinto que tiene 24 meses de barricas de roble, no especifican su origen ni si es de primer o segundo uso.



Es negro hacia el centro, con bordes ligeramente ocres, denota mediana corpulencia, forma lágrimas grandes, intensas y muy persistentes.

Aroma suave a vainilla, toques leves de madera, afrutado: ciruelas negras frambuesas, cerezas cherry, hacia la última copa notas de cuero. Aroma de mediana intensidad, pero persistente.

El show está en boca: aunque algo dulzón de inicio, aquellas cerezas cherry y frambuesas maduras, se va equilibrando con el transcurrir del tiempo; leve sensación a vainilla, de mediana corpulencia. De final largo, con retrogusto a tabaco, a cuero.



Como ya fue mencionado, adquirido en Wong de la Av. 2 de Mayo (entre San Isidro y Lince) a S/.139 soles (unos US$ 50 dólares o RS 110 reais, en aquel momento, hace un año exactamente). Creemos que tiene una buena rpc: es un vino caro para los padrones peruanos pero es una experiencia que –así como el Don Manuel de Tacama- manda a las antípodas aquello de que en Perú no hay buen vino. Claro, comparado a los vecinos argentinos y chilenos seguimos a años luz, pero es el recomienzo de la vitivinicultura en el Perú, uno de los primeros lugares donde se cultivó las vides con la llegada de los españoles, y que recorrió un sinuoso y difícil camino hasta aquí, hasta lo que parece ser el renacer con la llegada de este nuevo siglo.

Debí haber buscado otra añada más, además de la presente cosecha un 2011 ó 2009 quizá. Aunque Intipalka es una marca digamos reciente (la marca fue lanzada al mercado el 2009) de la antigua Bodega Santiago Queirolo (la bodega data de 1880) no sé si ésta es la primera versión del Intipalka Nº 1: ¡estuvo buenísimo! Visualmente muy atractivo, en nariz no es avasallador, pero en boca está el show: elegante, sedoso, algo voluminoso, lo suficiente para envolver y sorprender gratamente. 







Trois nuits par semaine - Indochine

Deben ser pocos los peruanos que no recordemos a este buen grupo francés que a mediados de los años 80's llegaron para dar dos sendos conciertos -que al final fueron cuatro- en el antiguo coliseo Amauta. Yo tenía doce años y aunque me hubiese encantado ir no hubiese llegado ni a los alrededores por el tumulto que había por donde el grupo pasaba. Sus antiguas -clásicas, ese es el término correcto- canciones siguen vigentes, lo sé porque mi mujer escucha radio peruana desde aquí cuando cocinamos -yo escucho una curitibana- para variar de los temas de mi viejo I Pod, y ella se sorprende de que en una radio limeña pasen rock en francés, le cuento la alucinante historia, le muestro mi cinta cassette -7000 danses, aquella con los cuervos de fondo- que hasta octubre de este año no tenía cómo tocarla, y sigue sin entender cómo una banda francesa tiene tanto éxito y seguidores en el Perú; sí, no hay cómo explicarlo, pero la pasión por Indochine se mantiene.   



Tres noches a la semana
es su piel contra la mía
y yo estoy con ella
Tres noches por semana ¡Dios mío, cómo ella es bella!

Tres noches a la semana
es su cuerpo contra el mío
nuestros cuerpos son uno solo
Tres noches por semana ¡Dios mío, cómo ella es bella!



Traducción libre.

martes, 16 de diciembre de 2014

Conversación en La Catedral, Mario Vargas Llosa




Año de publicación : 1969 


Editora : Seix Barral

Año de la presente publicación : 1980




No necesito acabar la lectura de esta novela para sorprenderme con el desempeño de Vargas Llosa hasta aquel año de 1969: tras haber escrito y publicado “La ciudad y los perros” y “La casa verde”, publica la obra de esta entrada; tenía 32 años. Quien ha leído alguna de esas tres obras, o las tres, quizá coincida conmigo: eso no es normal. ¿Cómo podemos los peruanos asimilar eso? Darle la debida importancia a otro escritor con sus primeros trabajos cuando las primeras obras de este arequipeño son esos tres sendos libros. Sus obras de juventud derrochan una inusitada madurez que sorprende aun en este nuevo siglo; no puedo dejar pasarlo por alto, no puedo dejar de reparar en ello.

Sus lectores ya estamos acostumbrados a que nos alterne las historias y también encontrar aquellos viajes a través del tiempo de los diversos personajes. Así fue en sus dos primeras novelas, pero aquí el autor además le imprime una complejidad todavía mayor, puesto que las voces y conversaciones se alternan no sólo en los capítulos sino a cada frase dentro de un pequeño subcapítulo en lo que aparenta ser un mismo diálogo –los temas son diferentes a cada frase siendo otros los temas tocados por otros personajes-, y si a esto le sumamos que por muchos momentos es una novela política –que no significa para nada densa ni aburrida, todo lo contrario- la dificultad para él debió ser todavía mayor, para no dejar caer la trama en un terreno fangoso que atosigue al lector, que lo invite a dejarla, por el contrario, siempre la intriga está presente, motivando a querer continuar a pasar de página. Con el alma de un arquitecto este es un gran rompecabezas construido minuciosamente con la misma audacia y técnica con que una araña crea su hermosa y perfecta trampa.

Abrir las páginas de este libro es entrar a una Lima de la que poco queda, salvo la corrupción de sus gobernantes que parece transmitirse a través de las generaciones; esta novela por muchos trechos parece un deja vu del Perú. Por cierto, el terreno donde quedaba La Catedral en la Av. Alfonso Ugarte era hasta hace poco un terreno privado que la Municipalidad de Lima debería haberlo comprado previamente y restaurado como patrimonio de la ciudad, como punto turístico, como cualquier ciudad que se precie de serla lo haría, menos Lima. 




El Vargas Llosa que todo izquierdista añora está aquí, el que nos hace ver y reflexionar lo duro que era ser aprista en aquel tiempo, metidos en el mismo saco del comunismo; ver cómo en las reuniones entre los jóvenes de izquierda y los apristas el consenso era un puerto difícil de acceder. Aquella Amalia dubitativa que en verdad se muere por darle todo a Ambrosio pero que dosifica sus ganas y ansias atemorizada por el qué dirán, tiene la típica actitud de una joven limeña, incluso hasta en nuestros días, lo que muchas veces puede ser un defecto en realidad es una virtud, y viceversa. Ya que menciono a Ambrosio de arranque en la obra conocemos a este personaje edificado como un pobre diablo con quien la vida se ha ensañado, y, rápidamente tenemos el primer misterio en las dudas de Zavalita al hablarle, desde ahí ya sabemos que algo mucho más jodido que acabar matando perros callejeros le ha sucedido, pero que sólo sabremos hacia el final de la obra. Inspirado en Alejandro Esparza Zañartu, el asesor de Manuel A. Odría –por lo leído aquí me lo imagino como un equivalente de Vladimiro Montesinos de mitad del siglo pasado-, Cayo Bermúdez es el personaje que se roba la escena, incluso por encima de Zavalita y Ambrosio: plasmado como un pequeño pervertido en realidad es el dueño de la estrategia, el titiritero mayor. Él, tras abandonar a su mujer, Rosa, en Chincha, se hace de una enamorada bailarina de un puticlub capitalino, aceptándole sus relaciones lésbicas, y participando de aquellas pequeñas orgías, suruba, como le dicen aquí en Brasil, país que por cierto es el destino de fuga de este personaje. Atractivo es aquel discurso digresivo de Zavalita por el cual observa aquella Lima y aquel Perú que me es lejano, distinto: lejos de toda duda, para mí está encauzado en el torrente de lo entrañable. Ésta obra tiene también esa particularidad que hasta aquí tienen sus otras dos novelas: a pesar de su extensión no se hace larga, y, aunque sus recovecos por momentos laberínticos son quizá la característica principal de esta obra esto no lo torna ininteligible. 


Inmensa novela que imagino fue un cuchillo de doble filo para el propio Vargas Llosa, pues a finales de los años 60’s él mismo se dejaba la valla muy alta. Pareciera que uno se regodea con las desgracias de todos los personajes de éste libro, desde Zavalita haciendo la ya clásica pregunta al ver graficada en el devenir de su propia familia la falencia de casi toda la clase media limeña con la migración interna, la de “los otros” peruanos a la capital, hasta el jodido –sí, jodido- Ambrosio, cuando en realidad de lo que me regodeo es de la manera cómo está estructurada esta obra maestra. Una obra muy sabrosa que debería ser imprescindible. 


Edición brasileña de inicios de los años 80's. Círculo do Livro. 



 Edición brasileña actual. Alfaguara, 2013.


Postdata


Un dato interesante que reparo ahorita que estoy subiendo las imágenes: si observan las portadas de las traducciones brasileñas encontrarán una diferencia. El “na” en la edición ochentera de Círculo do Livro, por el “no” de la edición de ésta década de Alfaguara. Ya todos sabemos que La Catedral del título es un bar en Lima –y no una iglesia- y por ende va con mayúsculas. En las diversas traducciones a través del tiempo el “na” incorrectamente se mantuvo. Con el Nobel encima Alfaguara Brasil reeditó toda su obra y corrigió el artículo. En algún momento en alguna librería revisaré si es una nueva traducción de la ochentera o el cambio fue sólo en el título. De hecho la imagino como una novela complicadísima de traducir. 






Que país é este? – Legião Urbana



En las favelas, en el senado

Suciedad por todo lado,

Nadie respeta la constitución

Pero todos creen en el futuro de la nación,

¿qué país es este?



Cuando se habla sobre la mejor banda de rock brasileña Legião Urbana definitivamente aparece casi ipso facto como respuesta. Éste tema es un himno aquí en Brasil que fácilmente le cae como guante de seda a varios países de Latinoamérica, de hecho al Perú le cae, lamentablemente. El tema del vídeo fue escrito en 1978 y ya era un himno en Brasilia (ciudad originaria de la banda) aunque recién fue grabada en 1987 en el tercer lp del grupo.


Tercer mundo acabó

Es un chiste en el exterior

Pero Brasil se volverá rico

Vamos facturar un millón

Cuando vendamos todas las almas

De nuestros indios en una subasta, 

¿qué país es este?

domingo, 14 de diciembre de 2014

Vidigal Reserva Dos Amigos Bruto 2007




Vidigal Wines

Vidigal Reserva Dos Amigos Bruto 2007

50% Arinto – 50% Fernão Pires

12,5% Grad. Alc.

Cortes, Leiria, CVR Lisboa, Portugal.




Este es el segundo vino de la bodega Vidigal que probamos en casa, y es un espumoso, y si mal no recordamos es el primer espumoso portugués que experimentamos. La verdad es que no reparamos si hay otros en el mercado local, por lo menos no recordamos marca alguna. Por el color de la capucha y de las letras creíamos que era un rosé, pero no, ya al leer la etiqueta nos deparamos que es un blanco, trabajado con las castas Arinto y Fernão Pires. Además, es un espumoso con la añada en la etiqueta, algo poco usual; vaya novedad la que nos esperaba.

Generalmente los espumosos son producidos mezclando varios vinos blancos de diferentes cosechas y así consiguen mantener un estándar de calidad a través del tiempo, por eso muy a menudo no llevan el año estampado en la etiqueta, pero, cuando tienen una excepcional cosecha el espumoso es elaborado con uvas del mismo año, a esto los franceses le llaman “millésime”, los italianos “millesimato”, y los ingleses “vintage”. Desconocemos si ésta regla es respetada en Portugal, así que para este espumoso portugués (ojo con el año: 2007, siete años en botella) aunque viene el año de la cosecha no trae ningún adjetivo que lo torne diferenciado. Mucho chamullo -aquí no somos expertos, pero nos gusta leer un poco, y sobre vinos también-, así que al espumoso:



Es de un amarillo ambarino, concentrado, de perlage pequeño de mediana persistencia.

Sensación leve a miel, a piña madura, hay un toque cítrico también, de un leve floral hacia el final.

De mediana consistencia, de una acidez equilibrada, fresco, de final mediano, retrogusto a frutas secas.



Adquirido en Box 41 del Mercado Municipal a RS 34,90 en el mes de setiembre del presente año, consideramos que tiene una buena rpc. En Brasil hay muy buenos espumosos así que es difícil hacerse con algún vino de éste tipo extranjero y –a diferencia de sus vinos tintos, blancos y rosados-, en su gran mayoría tienen un buen precio también, así que es difícil pagar por espumosos extranjeros que –también- en su gran mayoría llegan a precios altos. Éste espumoso de Vidigal aunque con un retrogusto diferente, muy agradable, estuvo muy correcto, así solo, en esta tarde calurosa. 




El tuerto y los ciegos - Mercedes Sosa & Charly García

Ésta es una canción del tercer disco de Sui Generis de 1976. Y aunque la tenemos por aquí a nosotros nos gusta más esta versión de aquel cd Alta Fidelidad donde Mercedes Sosa graba temas de Charly García. Increíblemente siendo ellos argentinos éste tema nos hace recordar a ambos el Cusco, nos devuelve a sus calles empredradas, a la leve agitación por la altitud, a toda la magia de ese paraíso. Este tema lo podemos escuchar una y otra vez, no cansa.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Ysern Tradición 2007





Bodegas Carrau

Ysern Tradición 2007

Tannat – Tannat

13,5% Grad. Alc.

50% de Cerro Chapeu / 50% de Las Violetas, Uruguay.




Pasó mucho tiempo para depararnos con otra botella de la marca Ysern, y en esta oportunidad la de etiqueta negra denominada “Tradición” cuyo caldo tiene 18 meses de barrica de roble -francés y americano- y luego pasa 6 meses más en botella. Como en otras oportunidades de otras variedades de la misma marca este tinto varietal de tannat es una mixtura de terruños (un blend de terroir): 50 % de Cerro Chapeu, de suelo arenoso, y el otro 50% de Las Violetas, de suelo arcilloso. Según recomiendan alcanza una guarda de hasta diez años –todo es relativo: dependiendo de las condiciones de guarda del vendedor, y luego de quien lo adquiera- pero no quisimos arriesgarnos, así que poco tiempo después de comprado ya lo estamos descorchando, y disfrutando.



Es de un profundo color negro hacia el centro, con bordes violáceos, denota una corpulencia entre leve y mediana, no es tan marcada. Forma lágrimas medianas de poca intensidad.

Destacan aromas de frutos rojos, de una mediana intensidad, pero de aroma persistente. Hay un punto leve de vainilla.

Cuenta con una acidez marcada, vibrante, de una buena sensación tánica, tiene una mediana corpulencia, aunque tirando para leve. De final largo, con un retrogusto inclusive algo mineral.



Adquirido en Box 41 del Mercado Municipal de Curitiba a RS 63 reais (unos S/. 70 soles ó US$ 24 dólares, hace poco más de un mes) consideramos que tiene una buena rpc para los padrones brasileños. Aunque no es potente ni voluptuoso cuenta con cierta sedosidad en sus taninos, muy presentes, es un vino que está domado, no desequilibra, sorprende su frescor, sobre todo el final en boca. Esa rica acidez es la que quizá sea el soporte de quienes nos indican los 10 años de guarda. No lo decantamos, pero no le vendría mal un tiempo de decantación. Para nosotros ya el tiempo en copa le venía bien. Lo elegimos para armonizar una sabrosa piernita de cordero asada, con papas y arroz. Un tinto de una gran expresión que nos brindó una muy satisfactoria experiencia.
  





Keine Lust - Rammstein 

Fue en la segunda mitad de los 90's que Elier y Ángel llevaron a casa dos cds de éste grupazo alemán, Rammstein: fue amor a la primera tonada, aunque no entendiera ni michi, ¿uds entienden alemán?, me preguntó alguna vez una vecina. No, nada. Pero sentíamos toda la fuerza que su música transmite. 

Quizá porque un vino trabajado con la cepa tannat es de una peculiar potencia lo venimos armonizando con metal mientras cocinamos (aunque no cuando comemos), como fue con su compatriota Pisano RPF Tannat hace algunas semanas. Para nosotros casa de maravilla. 

domingo, 7 de diciembre de 2014

Ventisquero Queulat Gran Reserva Chardonnay 2011




Viña Ventisquero

Ventisquero Queulat Gran Reserva Chardonnay 2011

13% Grad. Alc.

D.O. Valle de Casablanca, Chile.



Continuando descorchando los Ventisquero Queulat Gran Reserva ahora le tocó el turno a este chardo’, y aunque los tintos también agradaron (y mucho) tras esta tarde/noche creemos que sus dos blancos (éste chardonnay, y aquel sauvignon blanc) fueron los que más nos sorpredieron, ambas experiencias para hacer mudar de opinión a aquellos que acostumbran decir “no bebo vino blanco”: después de degustar ambos creemos que pensarían distinto.



Es de un amarillo límpio, denota una corpulencia media, forma lágrimas medianas, de una persistencia media.

Aromas de lichi, de mango, hay unas notas leves como a mantequilla, también un muy leve tostado.

En boca cuenta con una corpulencia entre media a más, es algo voluminoso, aunque no llega a ser untuoso; esa leve y rica sensación a mantequilla, pero lo afrutado aparece primero refrendándose el lichi, el mango. De final medio con un leve tostado en el retrogusto.



Adquirido en Adega Municipal del Mercado Municipal en Curitiba a RS 54,30 reais (S/. 66,00 soles ó US$ 23,00 dólares, hace unos tres meses), o sea, de una buena rpc (para los padrones brasileños). Armonizó perfectamente con el risotto de salmón de Cris, pues esa pulposidad de la fruta se percibe fácilmente en el vino, así como ese leve sensación a mantequila, ambas sensaciones muy placenteras que nos ofreció este blanco chileno; una gran experiencia, gracias por hacerlo así.





Love, love, love - Tété

Felizmente a Cris le gustó los cds de este compadre así que su música es una presencia constante en el parlante de la casa. Ésta es la tercera canción de su primer cd "L'air de rien" que data del 2001.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Casado Morales M 2007




Bodegas Casado Morales

EME de Casado Morales 2007

100% Graciano

13,8% Grad. Alc.

Lapuebla de Labarca, Álava, País Vasco, España.




Un varietal de graciano difícilmente pasará desapercibido, más aún cuando por estos lares el depararse con una botella así es casi una utopía. El viñedo de donde proviene la materia prima para este vino tiene 35 años de antigüedad, y las barricas donde descansó el caldo son hechas de 5 diferentes tipos de roble: francés, rumano, americano, húngaro y chino.


Es de un púrpura concentrado, con bordes violáceos, denota una leve corpulencia, es translúcido, forma pequeñas lágrimas en copa.

Aroma de frutos negros, de una intensidad leve aunque persistente.

En boca se refrenda su corpulencia leve, de una también leve sensación tánica, aunque de una acidez marcada. De final mediano, con retrogusto como a tierra mojada.


Adquirido en Total Wine & More en la sucursal de siempre, de Chesapeake, VA, a US$ 24,99 dólares (unos RS 55 reais ó S/. 70 soles) a principios de este año, consideramos que tiene una buena rpc. Nuestra ignorancia acerca de ésta cepa nos hizo no arriesgar con alguna otra comida así que lo escogimos para ser armonizado con la parrillada (carne, chorizos y pan al ajo) y no estuvo mal con esta clásica y casi siempre segura combinación: un tinto leve, muy fresco, para una tarde/noche algo calurosa. Este tinto español resultó una experiencia totalmente diferente, un varietal de una cepa que generalmente es usada para blends, y que, tras degustarlo no nos llevó al éxtasis pero tampoco nos decepcionó, estuvo muy correcto pero lejos de ser memorable, lo que no quita nuestras ganas por depararnos en el futuro con algún otro ejemplar de es esta cepa. Cris no es muy adepta a tintos leves y yo todavía estoy con el sabor en el paladar, disfrutando esa peculiar acidez. Siempre prestos a explorar nuevas experiencias un varietal de graciano como el de ésta botella de Casado Morales es sin duda una oportunidad única de avistar un poco más de lo mucho que hay todavía por descubrir por ahí. 







Runaway - Ladytron 

Cris me dice que este tema y otros de este grupo británico le hacen recordar a los de las discotecas que íbamos en Lima allá por inicios del 2009. Así que la música de Ladytron siempre suena por los parlantes de la casa.  Quien esté en Lima a finales de enero próximo (en el facebook del grupo está para el viernes 30, ya en la página web de Teleticket está para el jueves 29) podrá asistir al show de Helen Marnie, la voz principal de este grupo quien realizará un concierto por el nuevo disco "Crystal Wold". ¡Un lujo!